Alabanza y adoración genuina

Bienvenido a Estudios Ministeriales de Alabanza, esperamos que su visita sea grata y que Él Señor en su infinita misericordia hable a su vida por medio de este sitio. Para conocer más acerca de nuestros objetivos y visión puede referirse a la sección "Visión".

Deseamos ser de apoyo para grupos de Alabanza en desarrollo, establecidos en congregaciones, y para todos aquellos que deseen ser verdaderos Adoradores; proporcionando estudios de Alabanza y Adoración con fundamentos Bíblicos y no fundamentados en ideas humanas, ya que por esto se ha desviado el concepto de la Verdadera Alabanza y Adoración llevándola a ser parte de modismos y corrientes del mundo.

Reconocemos la importancia de transmitir el verdadero conocimiento de Alabanza y Adoración a Dios, a los confines de la tierra. Ya que la palabra de Dios nos enseña que por falta de conocimiento un pueblo entero puede ser llevado cautivo, puede ser esclavizado y puede llegar a perder su libertad totalmente (Isaías 5;13). Mientras que un pueblo que Alaba a Dios, en la presencia misma del Señor... tiene libertad (2 Corintios 3;17). El "como" Alabar a Dios se ha convertido en un tema polémico y a generado división en distintos grupos, una obra clara de Satanás. El enemigo aprovecha opiniones, ideas, palabras, pensamientos humanos que no están basados en la palabra de Dios.

Dios, en Su Santa palabra, nos da las respuestas a las polémicas mas grandes de nuestra historia "Ya os lo he dicho antes." Mateo 24:25. Todo está escrito en su palabra, es tiempo de abrirla y dar lo que Él Señor pide de nosotros hoy.

El propósito de este sitio es servir como instrumento bendición para aquellas personas que desean conocer lo que dicen las escrituras acerca de "Alabanza y Adoración", para lideres y músicos que tienen el deseo en su corazón de conocer, entender y poner en práctica su verdadera función hoy... para que todos adoremos en espíritu y en verdad.



Pero llega la hora en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Juan 4:23